miércoles, 30 de enero de 2013

Las relaciones sentimentales por dinero

Aunque en ocasiones parezca increíble y totalmente obsoleto el concepto, hemos de ser realistas y ser conscientes de que día a tras día se genera una gran cantidad de relaciones siempre orientadas hacia la conveniencia económica. Vamos a tratar de diseccionar este ámbito de la sociedad actual de la manera más lógica y clara posible en los siguientes párrafos.


Día tras día, la mayoría de nosotros, siempre tenemos una preocupación principal en la cabeza por la que vivimos y hacia la que deseamos llegar lo más frecuentemente posible, el dinero. Para un hombre, tener una pareja con dinero puedes suponer estar más despreocupado en el ámbito laboral, poder emprender negocios que de otra forma no podría, alcanzar un estatus diferente... para una mujer por su lado, si su pareja tiene mucho dinero, podrá darse por ejemplo algunos caprichos, acceder a mejores vestidos de novia el día de su boda o poder ocuparse de la casa y su familia sin tener que trabajar fuera.

Por el dinero trabajamos, lloramos, reímos e incluso por el dinero se desatan guerras y sellan treguas de paz. Pero ¿Qué ocurre cuando en nuestro camino se cruza alguien con más dinero? Normalmente pueden pasar dos cosas, que algunas veces, incluso llegan a estar comunicadas entre ellas.

Envidia

Este es el primero de los conceptos a tratar y uno de los dos a los que nos referiamos anteriormente. La envidia es la más común de las reacciones hacia personas con un mayor flujo de ingresos que nosotros. Comienzan a surgir disputas si la relación es mínimamente cercana, críticas, improperios y toda clase de actos deleznables  que hay que tratar de evitar de forma real a toda costa.

Conveniencias

Es la otra vía de escape para muchas personas que se ven inferiores por el mero hecho de tener menos dinero que otras.

Comenzarán así, unos nuevos ciclos de falsas amistades, acercándose en la mayoría de ocasiones a gente con más ganancias únicamente en la búsqueda de sacar un beneficio propio.

Decimos que estas dos vías están en muchas ocasiones unidas ya que no es difícil encontrar una relación fundamentada en la envidia que seguidamente va acompañada de elogios que antes no existían y nuevos halagos.

Os daremos unos consejos para cualquiera de los casos anteriormente mencionados:

Si sois la parte más "pudiente", es posible que ya conozcáis a alguien que se relaciona con ustedes por el hecho de tener más dinero, pero también es verdad, que puede ser que os gustase mantener una relación más sana con esta persona. Os recomendamos que intentéis hablar con esta persona en privado, contadle lo que pensáis y pedidle que se exprese sin tapujos hacia ustedes. Quizás a partir de ahora la relación tome un cariz más limpio.

Si sois la parte con menos ingresos, lo único que podemos aconsejar es que aceptéis vuestra vida y comprendáis que esas otras personas, siguen siendo de carne y hueso, y con mucha probabilidad vosotros tengáis algo que ellos añoran, por lo que podríamos decir que hay una igualdad real de condiciones.Intentemos ser felices con lo que tenemos y valorar nuestra vida, que a buen seguro, lo merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario