miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿Por qué a las mujeres les gustan más los hombres malos?


El hecho de que los hombres malos atraigan más a las mujeres, no es algo nuevo ni mucho menos, ya que según algunos estudios de importantes universidades a nivel internacional, afirman que esta atracción se debe a un alto componente evolutivo a lo largo de los años y no como se pueda pensar porque las mujeres perciban que sean mejores en los juegos de amor o en la cama. La conclusión que se puede sacar de estos estudios, es que la clave está situada en encontrar el equilibrio en tres componentes básicos de este hecho. Comencemos a verlos. 

Componente psicopático 

Se trata de la atracción que todos/as tenemos por vivir emociones intensas. Curiosamente, a esto va unida una necesidad de seguridad que viene dada en el momento de sentirnos amenazados por algún hecho concreto. Un buen ejemplo para que la pongáis a prueba. Llevadla a un parque de atracciones y podréis observar como estamos en lo cierto. En el mismo momento que sienta miedo por una atracción en concreto, la reacción intuitiva será abrazaros. Tampoco os dediquéis a provocar esta situación constantemente. 

¡Narcisismo a mí! 

 El narcisismo viene a ser el grado de obsesión que tenemos por nosotros mismos. No nos referimos de forma exclusiva al aspecto físico (que también tiene su parte de este componente), sino a algunos actos bastante sencillos de detectar. Por ejemplo, cuando decidimos tomar decisiones propias o actuar de forma independiente sin tener que sentirnos respaldados por nadie, estamos dando una impresión de madurez y seguridad que aunque no lo notemos, atrae a las mujeres en gran medida. 

El Maquiavelismo 

El más curioso de los tres aspectos a nuestro parecer. Y es que en él, se combinan dos elementos, uno del hombre y otro de la mujer, que hacen que se produzca la ansiada atracción de un modo casi automático. Cuando hablamos de un hombre maquiavélico, nos referimos a una persona que usa las palabras medidas, para en todo momento, conseguir sus objetivos. Por otra parte a las mujeres - aunque digan que no hace falta - les encanta que las cuiden y agasajen en cada momento. Intentemos ser un poco más maquivélicos en este sentido. 

En resumidas cuentas, parece que el tiempo de ir de niño bueno acabó hace ya algunos años, para tener sintonía con las chicas ya no vale con ser como ellas, fingir que te gustan los juegos de barbie o parecer ser muy sensible, siendo los más malos o los más atrayentes de atención los que se terminan llevando en un 90% de las ocasiones el gato al agua. Ni que decir tiene, que la palabra "nervios" o "timidez", no tienen cabida en este proceso de adaptación, ya que son el contrapunto a todo lo que hemos explicado anteriormente. 

Esperamos que os sea de utilidad, y ya sabéis, dejad las dudas a un lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada