miércoles, 28 de noviembre de 2012

¡Adiós rupturas, hola amor!


En este artículo mostraremos consejos de cómo no precipitarse en las relaciones para no caer en una posible ruptura amorosa. La mayoría de bodas que se producen antes de su debido tiempo, acaban en fracaso ya que no ha transcurrido lo suficiente como para conocerse mejor, siendo muy común que las partes después de casarse dejen de interesarse la una por la otra y que ella se pase el día jugando a juegos de maquillar y él viendo fútbol, por poner un ejemplo algo extremo. 

Este tipo de parejas se encuentran aun en la fase del enamoramiento más pasional que, en los casos más habituales, se confunde con el verdadero amor. Sin embargo muchos afirman que el amor de sus vidas llegó por medio de un flechazo rotundo. Pero no hay que olvidar que el número de casamientos en un año se multiplica en divorcios o separaciones al año siguiente. 

Me gusta él/ella… 

El amor es un fenómeno que tiene una definición particular para cada persona y que forma parte de nuestra vida. Por lo cual, el ser humano siempre busca su media naranja a partir de su condición como amante (romántico, apasionado, detallista, celoso, tradicional, liberal, etc.). Cuando buscamos a la persona idónea, por ejemplo en un bar de copas, nuestro “radar de busca” se pone en marcha. Lo más normal es que nuestra mente haga un análisis del atractivo de cada persona hasta encontrar el equilibro perfecto deseado. Cuando ocurre esto, es aconsejable no dejar pasar la oportunidad y acercarse sin miedos ni complejos. Si existen posibilidades y se crea un interés en seguir una conversación, relájate y se tu mismo/a. Vete despacio, ya habrá tiempo de hacer juegos de amor y de coquetear con mayor profundidad más adelante.

¿Cómo saber si estoy preparado/a para dar el siguiente paso? 

 Muchas parejas se precipitan en una relación de menos de un año que es casi imposible conocerse al 100%. En los primeros meses todo es perfecto y quizás se manifieste más el amor físico que psíquico, ya que existe un deseo muy fogoso que con el paso del tiempo se va apagando. Cuando pasa el tiempo surgen los problemas sin saber que originó las peleas que acaban con la relación. 

Para no caer en un circulo vicioso has de saber si quieres compartir tu vida con tu pareja tienes que reflexionar si de verdad quieres comprometerte y entregarte al 100%. Que lleves 4 o 5 años con tu pareja no quiere decir que exista un compromiso y amor mutuo si no ha madurado. La madurez de una relación se basa en la confianza, comunicación y compromiso. 

Este ultimo es confundido por “atadura” y por eso da mucho miedo. El compromiso se manifiesta solo cuando existe amor y significa que no estas sólo/a. Hay que darse cuenta que muchas actividades de soltería no son compatibles con las relaciones de pareja (ir de discotecas en solitario), por lo tanto, hay que tener claro cuales son vuestras prioridades en la vida y si merece la pena sacrificar placeres solitarios por placeres mutuos con vuestras parejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario