miércoles, 21 de octubre de 2009

Análisis del cuarto episodio: Al fin beneficios

Lorena Celades
El cuarto episodio de El Aprendiz nos dejó el despido de Lorena Celades tras una prueba que, como comentábamos en el resúmen de este cuarto programa, consistía en rentabilizar al máximo los 300 € que el Sr. Bassat puso a disposición de los candidatos.

La noticia fue que, por primera vez desde que comenzó el programa, uno de los equipos obtuvo beneficios al término de la prueba. El equipo Stamina aprevechó la organización de un acto lúdico para niños para vender un servicio publicitario en el mismo a los comerciantes del lugar. Podemos poner en duda la efectividad de dicha publicidad ya que a la actuación sólo acudieron 5 niños y algunos padres, pero lo cierto es que la idea de Enrique, puesta en práctica por uno de los subgrupos del equipo dió muy buenos frutos en poco tiempo (suponemos que más por la complacencia de los pequeños empresarios de San Lorenzo del Escorial que por la propia utilidad de la misma) lo que a la postre resultó determinante en la primera victoria del equipo Stamina.

Por su parte, en el equipo Crash.es se sucedieron los errores y las decisiones incorrectas, desde la compra de una cámara fotográfica y un mini decorado que no se pudo amortizar (ni siquiera sacar un sólo euro de beneficio) hasta el anuncio de masajes relajantes a través de un megáfono (no parecía la mejor forma), pasando por la nula capacidad del líder para reconducir las actividades que no eran rentables tras varias horas de intento, la actuación del equipo Crash.es fue una de las más discretas de cuantas se han visto hasta ahora (lo cual no deja de tener mérito a tenor del nivel de las anteriores).

Los elegidos por el líder (Mario) para acompañarle en la defensa final de su desempeño en la prueba fueron Isabel y Lorena. La primera acusada de mantener una actitud crítica, negativa y poco colaboradora, y la segunda por su falta de aportación al equipo. Por su parte, el líder también habá hecho méritos de sobra para ser despedido por tomar decisiones que fueron decisivas en el resultado final (como la copra del equipo para fotografía), por no saber redirigir las estrategias cuando estas no daban frutos o por preocuparse más por los resultados de su subgrupo que por los del equipo en conjunto.

Ya frente al Sr. Bassat, Mario e Isabel se defendieron echándose la culpa uno a otro, mientras que Lorena apenas defendió su posición ni mostró argumentos convincentes respecto de los errores de los demás. Lejos de eso, parecía como si asumiese su culpa (probablemente ella era la que menos culpa había tenido) y se resignase a abandonar el programa. Una situación que nos hizo recordar el primer episodio y el caso de Javier Martín.

¿Qué opináis vosotros? ¿Fue Lorena justamente expulsada? ¿Hizo méritos Mario para ser despedido? ¿Y de Isabel Poblaciones, qué opináis?

5 comentarios:

  1. Mario, como líder un verdadero desastre, ahora eso sí, como manipulador....sin precio. Estupendo como aduló a sus compañeras después de dejarlas vendidas con la actividad de las fotos, pero además hizo que Lorena se hundiera sóla. Después del rapapolvos del señor Bassat, sabía que podía ser despedido así que escogió bien a sus dos víctimas, Isabel es rival fuerte si caía por su "negatividad" estupendo y a Lorena le había cogido el punto débil: decirle que tenía capacidades pero no las demostraba, le dió donde le dolía y se derrumbó, así que salió despedida por "débil" y consiguió quedarse él que era el verdadero culpable y un desastre.
    Aduladores de este tipo muchos, así que cuidado con ellos, sobre todo las chicas, te doran la píldora y te dan la puñalada.

    ResponderEliminar
  2. Pienso que si Lorena se hubiera defendido o en algún caso admitido que Mario no supo gestionar su grupo el despedido hubiera sido él, pero si la pobre no sabe explicarse no hay nada mas que hacer con ella, lo que prima en un directivo es la locuacidad a la hora de expresar las ideas mas que tenerlas, pues muchas veces estas vienen de otros lugares.

    ResponderEliminar
  3. Creo que igual tuvo algo que ver que Lorena se echara a llorar en el momento decisivo y que apenas fuese capaz de articular palabra.
    No veo a un gran empresario lloriqueando cada vez que pierda un contrato, o el mercado le dé un revés.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, lo de esta tal Lorena me ha parecido simple y llanamente lamentable, como en general todos los "aprendices" que no tienen aptitudes de grandes ejecutivos, ni tan siquiera actitud de ello.

    Pero es normal, la gente que vale no está perdiendo su tiempo en este tipo de concursos o lo que se suponga que sea.

    Lamentable y patético; aunque es cierto que yo reir me he reído un rato de todos y cada uno de ellos porque han dicho cada barbaridad.... pufff!!

    ResponderEliminar
  5. Lorena muy muy blandita. Aunque creo que es la que menos razones tenía para irse.

    ResponderEliminar